viernes, 11 de mayo de 2018

Diversidad de quirópteros en la ciudad


        Según el tipo de refugio que utilicen los murciélagos durante el día se pueden clasificar en tres tipos: cavernícolas, fisurícolas y forestales, donde comparten además otras características.
        El grupo de los cavernícolas es en el que primero piensa todo el mundo. La asociación mental entre murciélagos y cuevas – o mazmorras de castillos abandonados- es inmediata, pero no es lo más común: menos de la mitad de las 23 especies de Andalucía utilizan ese tipo de refugio. Los cavernícolas necesitan espacio libre para colgarse y el acceso al refugio ha de poder hacerse volando por lo que la instalación de una puerta, aunque sea de reja, anula los sótanos, bodegas, túneles...etc como posibles refugios de murciélagos cavernícolas. Además la mayoría son cazadores sobre superficies (vuelan a ras de suelo y entre los matorrales) cazando saltamontes, moscas durmiendo, arañas en su telaraña...lo que hace que sean difíciles de ver en vuelo.  
  Por el contrario, son muy fáciles de ver en su refugio, donde algunas especies cuelgan como en un secadero de jamones.


Los murciélagos más fáciles y frecuentes de ver en los pueblos y ciudades son los fisurícolas. Éstos se refugian en rendijas, juntas de dilatación, espacios entre ladrillos, en el espacio entre un cartel y la pared, en tambores de persiana...todos ellos disponibles en gran cantidad en las ciudades. Otras dos características facilitan su detectabilidad: son cazadores aéreos (vuelan alto, contrastados contra el cielo o cerca de las farolas) y emiten ultrasonidos de alta intensidad. La especie más común en los pueblos andaluces es el murciélago de Cabrera, Pipistrellus pygmaeus, el más pequeño de Europa. El siguiente más común, abundante en los puentes sobre el Guadalquivir, es el murciélago hortelano pálido, Eptesicus isabellinus. En Córdoba ciudad también hay murciélago rabudo, Tadarida teniotis, mientras que en Sierra Morena abunda el murciélago de borde claro, Pipistrellus kuhlii.
 Refugios de murciélagos fisurícolas en las ciudades:
Pipistrellus pygameus saliendo de su refugio en el hueco entre el marco de una ventana y la pared, accediendo a la cámara interior. Había unos 300 ejemplares.

Colonia de Pipistrellus sp. entre el hormigón y una chapa metálica en un edificio en Sevilla.

Caquitas de Pipistrellus sp delatando la presencia de una colonia.

Pipistrellus kuhlii en una caja-refugio en Menorca.
Eptesicus isabellinus en un respiradero.

Respiraderos de la cocina y el cuarto de baño de un edificio en Sevilla donde se meten Eptesicus isabellinus.
Diversos puntos de donde salían Pipistrellus pygameus en un edificio en Huelva.

. Finalmente el tercer tipo de murciélagos, los forestales, son aquellos que viven en bosques maduros o en árboles singulares, metiéndose en nidos abandonados de pájaro carpintero, bajo cortezas levantadas… Estos son muy difíciles de detectar en general, pero algunos son usuarios de cajas-refugio artificiales por lo que pueden incluirse en los potenciales murciélagos de ciudad siempre que haya parques con grandes árboles y/o cajas-refugio. En este grupo tenemos todos los del género Nyctalus y otras especies poco frecuentes.

CLAVE GENERAL DE MURCIÉLAGOS EN LAS CIUDADES:

- Los vemos de día en el techo: Cavernícolas
- Los vemos de noche volando: Fisurícolas
- Los vemos en una caja-refugio: Fisurícolas o forestales

Clave de andar por casa de los murciélagos que vemos volando en las ciudades:

En caso de no poder identificar fehacientemente las especies que vemos volando por las ciudades y pueblos, podemos aplicar esta sencilla regla con la que nos acercaremos mucho a la correcta identificación de lo que vemos:

- Murciélagos pequeños: Pipistrellus spp.
       En Andalucía podemos ir un poco más lejos y afirmar con pocas posibilidades de equivocarnos de que la especie que vemos es Pipistrellus pygmaeus. En Baleares sin embargo el murciélago urbano más común es Pipistrellus kuhlii.
- Murciélagos grandes: Eptesicus spp.
       De la mitad de la península ibérica hacia el norte y en Baleares la especie será Eptesicus serotinus, y de la mitad hacia el sur, Eptesicus isabellinus.


Hay otra especie grande que se puede encontrar en las ciudades, el murciélago rabudo, Tadarida teniotis. pero hay cuatro razones por las que casi seguro que no es ésta la especie de murciélago grande que estemos viendo: - Sale un poco más tarde que los Eptesicus, por lo que ya es más de noche y se ve peor.; - Es mucho menos frecuente que Eptesicus; -Vive en las ciudades (donde haya edificios altos) pero no tanto en los pueblos (si no hay más que casas de planta baja); y caza volando alto, por lo que no lo veremos revoloteando a nuestro alrededor, como sí pudimos disfrutar de Pipistrellus pygmaeus y Eptesicus isabellinus el pasado abril en Córdoba junto al río en el curso del PAFA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario